lunes, 27 de febrero de 2017

Disfrázate de ti

Como todos sabréis, este fin de semana hemos celebrado Carnaval y mucha gente ha salido a la calle con disfraces de todo tipo. Algunos eran hechos a mano, otros comprados; algunos estaban muy trabajados, otros menos... Pero no han sido muchas las personas que han podido resistirse a cambiar su aspecto por un día.
Mis amigos y yo decidimos disfrazarnos de los diferentes personajes del videojuego Mario Kart: Mario, Luigi, Yoshi, Toad... A mí me tocó Toadette, un champiñón rosa con lunares blancos. Pensé en pedir a mi madre que me hiciera el disfraz, o incluso podría haberlo comprado, pero finalmente decidí que quería hacerlo yo y demostrarme que, aunque nunca he sido muy buena con las manualidades, era capaz de dibujar, recortar, coser y lograr hacer algo decente. 
Con el hecho de elaborar mi propio disfraz, me di cuenta de que me estaba disfrazando a mí misma. Como ya hemos comentado varias veces en clase, siempre vamos disfrazados, aunque solo sea un poco, nunca mostramos al cien por cien nuestra esencia. Quizá sea algo prácticamente imposible para nosotros, pero si vamos a disfrazarnos, lo mejor es que lo hagamos de lo que queramos, de algo nuestro, de nosotros. Tenemos mucho que mostrar y mucho que construir, y aunque sea inevitable llevar puesto a veces algo que nos quite autenticidad, debemos luchar por que nuestro "disfraz" refleje lo que somos y no lo esconda.
Es complicado elaborar nuestro propio "disfraz", es más sencillo dejar que los demás nos vistan y escondernos detrás de máscaras, Sin embargo, si nos esforzamos por lograrlo, nos sentiremos más cómodos en nuestra piel y seremos más felices. No fue fácil para mí hacer este disfraz de Toadette, pero con ganas e ilusión lo conseguí. Y si yo pude disfrazarme de lo que quise y hacerlo a mi manera, ¿no seremos capaces todos, con esfuerzo, de elaborarnos un disfraz que muestre todo lo que somos y todo lo que podemos dar?

Paula Yuste

1 comentario:

  1. Hola Paula, cada día nos disfrazamos de forma más o menos consciente, en Carnaval solo exageramos la nota. De un disfraz hecho por nosotros a uno comprado, con lo cual nos viste la marca, va la diferencia de nuestra creatividad. Pero es cierto que compramos y consumimos muchas veces sin pensar que podemos sentirnos mucho mejor con algo hecho por nosotros

    ResponderEliminar