domingo, 12 de marzo de 2017

Pensamientos a fuera y a fluir

Un lunes más llegó y nos pusimos manos a la obra en nuestro taller. En esta ocasión llevamos pinceles, temperas, acuarelas incluso tizas que utilizaríamos para hacer nuestros dibujos. Nos colocamos frente a nuestro papel en blanco, nos decidimos a empezar y trazamos las primeras líneas de nuestros dibujos, cambiamos de colores, ¡incluso mezclamos colores! Nos estaban quedando unos dibujos maravillosos, y todas queríamos que esos dibujos nos quedaran muy bonitos. El objetivo de este taller era plasmar en nuestro dibujo las emociones que nos había producido el sueño que llevábamos unas semanas analizando y lo haríamos de una manera abstracta, así que cogimos los colores que más pensábamos que se asemejaban a esas emociones y nos pusimos a pintar con el pincel.
Nuestra profesora Pilar se acercó y nos dijo que lo importante que teníamos que hacer era no pensar, ya que el pensamiento afecta mucho al sueño y a la realidad. Por lo que si nos dejábamos guiar por lo que pensásemos podría salir algo muy bonito, pero lo más seguro es que no saliera realmente nuestro sueño. Teníamos que dejarnos fluir y dejar la mente en blanco como nuestro papel inicial. Para ello muchas de nuestras compañeras dejaron los pinceles de lado y utilizaron sus propios dedos y aquellos dibujos iniciales cambiaron por completo. A pesar de esto dejar de pensar es una tarea muy complicada por todos como pudimos observar cuando muchos contaban sus experiencias al terminar sus dibujos. Además, la idea de la línea nos hace ver que siempre estamos pensando y que estamos en una continua búsqueda del orden, pero esto es debido a nuestra educación, aquella que nos han dado desde muy pequeños, que nos ha cortado la frescura y nos ha guiado por el orden y por el hacer las cosas bonitas. Finalmente, así quedaron los dibujos de mi grupo:





                                                                                                                        Mª Cristina González

1 comentario:

  1. Sí MªCristina dejar de pensar y fluir desde lo emocional es muy difícil

    ResponderEliminar