miércoles, 26 de abril de 2017

Soñamos despiertos

Uno de los últimos lunes realizamos una actividad que no habíamos hecho antes. Prácticamente al final de la clase, cuando ya no quedábamos muchos alumnos decidimos continuar con los sueños, tema que ya habíamos tratado en algunas clases. Entonces, Paula comentó que ella había tenido un sueño un tanto extraño un par de noches atrás y lo explicó a la clase para ver si podíamos sacar alguna explicación  o concretar la causa de ese sueño que tanto le había sorprendido. 

Una vez que nos contó de qué se trataba, le hicimos numerosas preguntas, buscábamos detalles y respuestas claras a los misteriosos acontecimientos vividos por Paula y su familia. En un momento dado, Pilar tuvo una idea: realizar una pequeña representación del sueño de Paula entre todos los compañeros. De esta manera, ella podría ver desde un punto de vista algo más objetivo lo que había ocurrido. Todos aceptamos la propuesta, nunca habíamos representado un sueño así que podría ser interesante, además podíamos ayudar a Paula a comprender mejor lo que en él  había pasado.

Comenzamos, Paula nombró los personajes del sueño y repartió los papeles. No hubo problema con el número, pues éramos suficientes alumnos para poder representarlo, hubo algunos incluso que hicieron de coche, cama o lámpara. Una vez resueltas las pequeñas dudas sobre lo que cada uno debía hacer, lo representamos. Tuvimos que hacerlo varias veces, pues queríamos que saliera bien.

En general, los alumnos se implicaron con gusto, la verdad es que fue entretenido y mientras, Paula iba observando lo que allí ocurría con máxima atención. No pudimos alargarlo mucho más tiempo, pues ya era tarde y muchos compañeros tenían que irse. Por lo que Paula nos dijo, le fue de gran ayuda ver el sueño desde fuera y agradeció la buena manera en que habíamos participado todos en su pequeña historia.

En conclusión, al principio nos sorprendió un poco el hecho de representar el sueño, sin embargo, al final fue una manera interesante y divertida de ayudar a una compañera.

Sara Cañas

No hay comentarios:

Publicar un comentario