domingo, 21 de mayo de 2017

Un adiós y un gracias

Como ya ha comentado mi compañera Cristina la asignatura llega a su fin. Así es, después de muchos bailes, actividades, sueños, experiencias, historias, canciones y cambio esto se acaba. Y en especial el cambio ha sido sorprendente, un cambio emocionante que envolvía cada una de las clases.

Puedo decir que, por un lado, eso fue una de las cosas que más me ha gustado de la asignatura: desconocer lo que iba a pasar en cada momento. Y es curioso, porque en general tenemos miedo a la novedad, a la innovación, a lo desconocido. Como futuros maestros, hemos de saber que la enseñanza es precisamente eso, es variación, es un cambio constante que genera progreso. Los tiempos cambian, la sociedad, la cultura, la época, las costumbres y no podemos rechazarlo sino actuar en consecuencia. Es necesario mantener la incertidumbre, dejar que los alumnos se sorprendan y buscar la mejor manera de hacerlo.

Por otro lado he visto el gran valor que tiene la asignatura y las veces que lo olvidamos, no consiste sólo en aprender a dibujar o conocer las obras más famosas; sino que además contribuye al aprendizaje de valores como la confianza en uno mismo, la cooperación, las habilidades sociales; fomenta el autoconocimiento y el conocimiento de los demás. Mejora también habilidades académicas como el pensamiento lógico y la creatividad. Introduce al niño en un ambiente que desconoce y le va enriqueciendo sin que se dé cuenta siquiera. A través del la Educación Artística y a diferencia del resto de asignaturas, hemos disfrutado de un ambiente distinto y espontáneo en el que nos sentimos libres. 

En resumen, me ha sorprendido mucho la asignatura y, con sus más y sus menos, estoy segura de que nos ha enriquecido. Gracias en nombre de todo mi grupo.

Sara Cañas

1 comentario: